Detalle de la publicación

Jesús G. MAESTRO (ed.)
La muerte violenta en el teatro
La muerte violenta en el teatro
Theatralia, 18
Precio: 59,00 €
Vigo, Editorial Academia del Hispanismo, 2016, 416 pp.
ISBN 978-84-16187-43-0


LA MUERTE VIOLENTA EN EL TEATRO

Las lecturas que puede soportar un libro deben comenzar a contarse cuando no las llevan a cabo sus contemporáneos. Lo mismo puede decirse de toda obra de teatro, de sus lectores y espectadores. La crítica literaria es lo más endogámico que hay. No es necesario que un escritor se muera para conocer sus méritos: basta que no tenga amigos. Nuestros mejores intérpretes son nuestros enemigos. Avellaneda ha sido, desde el comienzo, desde siempre, el mejor intérprete de Cervantes.

La Literatura, como el teatro, no proporciona conocimientos: los exige. Nadie aprende nada leyendo literatura. Han leído bien: nadie aprende nada leyendo literatura. Que nadie espere que la Literatura y el Teatro le informen sobre lo que no sabe, porque no lo harán. A la Literatura, como al Teatro, hay que llegar, y hay que acudir, con conocimientos procedentes de otras ramas del saber.

La Literatura exige el concurso de otras ciencias categoriales. Porque la Literatura exige conocimientos, no los proporciona. No se conoce mejor Oviedo leyendo la La Regenta, sino que se comprende mejor la novela de Clarín conociendo la sociología, la historia, la política, etc., de la segunda mitad del siglo XIX.

Para leer un texto escrito basta saber leer. Pero la Literatura no es solamente un texto escrito. Ni qué decir del Teatro a este respecto. La Literatura es un sistema de ideas disfrazado de fábula, envuelto en una historia más o menos seductora y equívoca. Y los saberes que exigen los materiales literarios son irreductibles al mero saber leer o al mero saber escribir.

Por otro lado, ni la Literatura ni el Teatro son una cuestión «sentimental». Los sentimientos no sirven para interpretar los textos literarios, sino para retratar el estado mental del intérprete. Y no porque el científico sea insensible, o el artista irreflexivo, sino porque la Literatura no es una cuestión de sentimientos. Como tampoco lo es la nacionalidad de cada cual (por muy original que uno se crea en sus sentimientos nacionalistas, más anclados en la psicología social que en la realidad social).

La Literatura es una trampa para quien no sabe razonar. (No se confunda una Facultad de Letras con un manicomio. Aunque admito que las diferencias son cada día más difíciles de encontrar).

En este volumen 18 de Theatralia se publica una selección de las ponencias presentadas al XVII Congreso Internacional de Poética del Teatro, dedicado en esta ocasión a La muerte violenta en el teatro. Lector y espectador se encontrarán aquí con un repertorio de trabajos de investigación que comprenden desde el teatro griego clásico hasta el teatro posmoderno de los últimos años vividos en nuestro siglo XXI. La presencia de la literatura y el teatro de Hispanoamérica constituyen una aportación creciente en cada volumen de Theatralia.

Actualmente está abierta la convocatoria del XIX Congreso Internacional de Theatralia, dedicado al tema siguiente: Los hombres olvidados… Figuras y personajes masculinos en el teatro. Se celebrará los días 20 y 21 de abril de 2017 en la sede de la Sociedad Cervantina de Madrid, como es costumbre. Una selección de las intervenciones se publicará en el volumen 19 de esta revista. Todos están invitados a asistir y participar.

Jesús G. Maestro