Juan A. Ríos Carratalá

19/04/2013 | Diálogos Académicos

Juan A. Ríos Carratalá

Catedrático de Literatura Española en la Universidad de Alicante

 «El ensayista debe imponerse una obligación:

evitar ser aburrido y huir de la aridez académica»

 

Juan Antonio RÍOS CARRATALÁ
→ Espíritu de mambo: Pepe Rubianes
Vigo, Editorial Academia del Hispanismo,
2013, 200 pp. / 39,00 €

ISBN 978-84-15175-63-6

 

Entrevista de Laura Martínez 

 

En su último libro, Espíritu de mambo: Pepe Rubianes, afirma que los monólogos cómicos deberían ser consumidos con precaución. ¿Por qué?

El abuso de cualquier experiencia placentera conduce a la rutina y lo convencional, dos rasgos que también son antagónicos con un sentido del humor que, en mi opinión, nunca debe perder su capacidad de sorprender.

:

2. ¿Cómo podemos diferenciar el humor “de buena calidad” dentro de tanto espectáculo televisivo?

Las preferencias en materia de humor dependen de nuestra personalidad. La calidad requiere un espectador culto que prefiera ser sorprendido y le aburra el recurso a lo convencional.

:

¿Por qué Pepe Rubianes? ¿Y por qué “espíritu de mambo”?

Pepe Rubianes fue un excelente actor y creador que me hizo disfrutar como espectador y amigo. El espíritu de mambo es una definición de su personalidad y también de quienes apuestan por el humor y el placer frente a la rigidez de otras músicas (u otras mentalidades).

:

¿Qué tenía Pepe Rubianes que no tienen los actuales cómicos?

Hay cómicos actuales, pocos, que comparten algunos de los rasgos de Pepe Rubianes: cultura, entusiasmo, coherencia, osadía y, claro está, condiciones innatas para el cultivo del humor.

:

¿Qué criterios sigue a la hora de decantarse por un tema y no otro cuando decide comenzar a escribir un libro?

He dedicado varios libros al humor contemporáneo y, en este marco, la elección de Pepe Rubianes se debe a que es uno de los mejores representantes de dicho humor. Los criterios, no obstante, varían de un ensayo a otro porque prefiero no encasillarme y ahora mismo estoy escribiendo uno nuevo sobre el cine quinqui, donde las risas no abundan.

Todavía no he encontrado un tema que no pueda ser abordado en términos inteligibles

:

¿Qué ingredientes cree que debe tener un ensayo para que sea tan apasionante como una novela?

El ensayista debe imponerse una obligación: evitar ser aburrido y huir de la aridez académica que, a menudo, deriva en una erudición a la violeta. Todavía no he encontrado un tema que no pueda ser abordado en términos inteligibles y con la pasión creativa de quien quiere compartir conocimiento con el lector, sin necesidad de abrumarle.

El humor siempre tiene fecha de caducidad

:

No es la primera vez que trata el tema del humor. En Usted puede ser feliz lo aborda como parte de la búsqueda de la felicidad desde antes de la Guerra Civil hasta el golpe de Estado del 23-F. ¿Cómo ha cambiado la forma de hacer humor desde entonces?

El humor siempre tiene fecha de caducidad o de consumo preferente, pero en el fondo responde a unas constantes que se dan desde los clásicos. No creo que se haya producido un cambio uniforme, porque en la actualidad hay manifestaciones muy diversas en materia de humor, como en cualquier época.

La Guerra Civil ya se ha incorporado a la Historia

:

¿Cree que el dolor de la Guerra Civil sigue presente de algún modo a día de hoy en las nuevas generaciones?

El «dolor» no parece estar de moda, ni tampoco el conocimiento del pasado histórico. La Guerra Civil ya se ha incorporado a la Historia, aunque como parte de la misma puede seguir interesando a quienes nos negamos a vivir siempre en el presente. Este «presentismo», como perspectiva, nos conduce a la memez.

El ensayo debe ser incompatible con la ficción

:

¿Qué opinión le merece la utilización de la ficción en un ensayo cuando se están tratando hechos reales?

El ensayo debe ser incompatible con la ficción porque su utilización alteraría el pacto implícito que establecemos con el lector. No obstante, compartimos el lenguaje con los géneros de ficción y por esa vía podemos interesar al lector sin necesidad de recurrir a la ficción.

:

¿Alguna vez ha tenido problemas para conseguir alguna información durante la documentación, bien porque no la ha encontrado, bien porque no le han dejado acceder a ella?

A estas alturas podría escribir un libro sobre esos problemas y, a veces, los he explicado en mis trabajos, pero no creo ser el único entre quienes nos dedicamos a autores o temas cercanos en el tiempo. Yo propondría un nuevo libro colectivo de investigadores que contaran, por ejemplo, sus problemas con los herederos. No obstante, también he recibido numerosas ayudas. Al cabo del tiempo, tengo una larga lista de agradecimientos y otra de agravios.

:

El test de los lectores

¿Qué personaje histórico le habría gustado ser y por qué?

Puesto a pensar en ideales, prefiero la ficción porque es más presentable.

:

¿Cuál ha sido el último libro que más le ha impactado en su lectura?

Años lentos, de Fernando Aramburu.

:

¿Cree Vd. en algún dios?

No, porque son intangibles.

:

¿Un sueño que le persigue y que aún espera realizar?

Escribir un ensayo que provoque una sonrisa constante del lector.

:

¿Qué canción le trae recuerdos?

Cualquiera de las melodías que Nino Rota compuso para las películas de Federico Fellini.

:

¿Qué significa ser de «izquierdas»?

No acomodarse nunca a la realidad que nos ha tocado vivir.

:

¿Qué significa ser de «derechas»?

Mirar a otro lado cuando las evidencias molestan.

:

¿En qué lugar o ciudad del mundo se encuentra más a gusto?

Cada día viajo alrededor de mi escritorio y evito así las molestias de los desplazamientos, la frialdad de los hoteles…y, además, vuelvo a mi cotidianidad cuando quiero.

:

¿Para qué sirve el matrimonio en nuestro mundo contemporáneo?

Superados los cincuenta puede ser como un fondo de pensiones, pero tampoco descarto los momentos de frenesí dentro de un orden. De otros matrimonios, prefiero no hablar.

:

¿De qué acontecimiento histórico le habría gustado ser testigo?

Prefiero no haber sido testigo directo de aquello que me admira. La Historia, en las distancias cortas, pierde mucho.

:

¿Su poeta, su novelista, su dramaturgo o su escritor de cabecera?

Al margen de los clásicos, suelo disfrutar con quienes comparto una experiencia generacional: Ignacio Martínez de Pisón, Antonio Muñoz Molina, Fernando Aramburu…

:

¿Una falta o «pecado» imperdonable?

La soberbia, porque sólo estoy a gusto con quienes dudan y piden disculpas.

:

¿«Siempre se vuelve al primer amor»?

Sí, sobre todo cuando uno nunca ha salido del mismo, como es mi caso después de treinta ocho años, incluidos los del festeo o noviazgo.

:

¿Una persona para Vd. admirable?

Rafael Azcona.

:

¿Qué es la política?

La necesidad de llegar a acuerdos para evitar comportarnos como lo bestias que somos, por naturaleza.

:

¿Prefiere la bondad o la inteligencia?

La inteligencia, siempre que no vaya de la mano de la soberbia.

:

¿Qué no sería Vd. nunca?

Especialista en la deconstrucción de la modernidad como ruptura del paradigma falocrático.

:

¿Qué haría por amor?

Lo mismo que por respeto.

:

¿Qué es para Vd. la felicidad?

Encontrar, con cierta frecuencia, motivos para compartir sonrisas.

:

¿Un deseo que quiera conceder a alguien?

Seguir escribiendo al margen de lo políticamente correcto en el ámbito académico para estimular la curiosidad del lector.

:

Juan A. Ríos Carratalá

Catedrático de Literatura Española. Universidad de Alicante. Especialista en los siglos XVIII y XX. Ha publicado los siguientes libros: García de la Huerta (1987), Románticos y provincianos (1990), La literatura en Alicante: De la Restauración al 98 (1991), Carlos Arniches (1992), A la sombra de Lorca y Buñuel: Eduardo Ugarte (1995, 1997 y 1999), Lo sainetesco en el cine español (1997), El teatro en el cine español (1999, 2000 y 2005), La ciudad provinciana: Literatura y cine en torno a Calle Mayor (1999), Cómicos ante el espejo (2001), Dramaturgos en el cine español (2003), La memoria del humor (2005 y 2011), Una arrolladora simpatía: Edgar Neville. De Hollywood al Madrid de la posguerra (Barcelona, Ariel, 2007 y 2009),  La sonrisa del inútil. Imágenes de un pasado cercano (Alicante, Universidad, 2008 y 2009), Armand Guerra, un sembrador de rebeldías (Valencia, 2008),  La obra literaria de Rafael Azcona (2009), Tricicle: Treinta años de risas (2010) y El tiempo de la desmesura. Historias insólitas del cine y la guerra civil (Barcelona, Barril y Barral, 2010), Hojas volanderas. Periodistas y escritores en tiempos de República (Sevilla, Renacimiento, 2011) y ¡Usted puede ser feliz! (Barcelona, Ariel, 2013). Ha preparado ediciones críticas de Carlos Arniches, Vicente García de la Huerta, Fernando Fernán Gómez, Miguel Mihura, Gustavo Adolfo Bécquer, Rafael Altamira, Leandro Fernández de Moratín, Rafael Azcona…. Ha publicado más de un centenar de trabajos en revistas especializadas y actas de congresos y seminarios. Ha coordinado diversos volúmenes colectivos.

:

*     *     *

Los comentarios están cerrados.

© 2011 Academia Editorial del Hispanismo | Todos los derechos reservados