La Escuela Universalista Española del siglo XVIII

27/02/2017 | Crítica Bibliográphica

Pedro AULLÓN DE HARO
La Escuela Universalista Española del siglo XVIII
Madrid, Sequitur, 2016, 255 pp.
ISBN  978-84-15707-39-4

Davide Mombelli

La Escuela Universalista Española del siglo XVIII es una introducción al estudio de un selecto y nutrido grupo de escritores científicos, lingüistas, musicólogos e historiógrafos españoles de la segunda mitad del Setecientos. Se trata de una comunidad científica (o de doctos, como dijera Franco Venturi), centralmente de dominante establecimiento en Italia, encabezada por Juan Andrés, creador de la Historia universal de las Letras y las Ciencias, Lorenzo Hervás, iniciador de la Lingüística universal y comparada, y Antonio Eximeno, acuñador de un concepto estético universal de música como lenguaje y expresión. La reconstrucción histórica y teórica planteada por Pedro Aullón de Haro da por fin salida a una situación envarada de la investigación intelectual aplicada a la época moderna, la cual, curiosamente, hasta el presente no había dado resolución a este cúmulo intelectual de producciones científicas.

La Escuela Universalista revela la constitución de una importante Ilustración tardía como escuela a un tiempo científica y humanística, por lo demás en gran medida determinada por la condición jesuita de la mayor parte de sus miembros y, en consecuencia, de su expulsión a Italia en tiempos de Carlos III.

Los autores universalistas dan vida a un “movimiento” o “tendencia intelectual” que gravita alrededor de un núcleo eminente, formado por los antecitados Andrés, Hervás y Eximeno, y que se constituye como despliegue de varias esferas o círculos de relación. La gran extensión científica y temática de la Escuela permite discernir en ella varios sectores o “subescuelas”, como son la lingüística, la bibliográfica, la botánica-naturalista, la musicológica, la traductográfica, la americanista-mexicanista, la filipinista o la meteorológica.

La “ideación universalista”, que se explana por diferentes cauces, es el elemento que entreteje y otorga sentido de Escuela a este conjunto de autores. Es una concepción universalista que va referida tanto a un sentido fáctico del Universo, como al todo del mundo de las letras y las ciencias. Se trata, en síntesis, de la creación de la Comparatística moderna.

El libro se divide en tres partes, siendo la primera una “Teoría general”, en la que se proporcionan las coordenadas conceptuales fundamentales a fin de dilucidar la Escuela Universalista Española; se expone el importante y casi inaccesible Prospectus Philosophiae Universae, texto programático redactado o dirigido por Juan Andrés que se propone la integración del empirismo con el humanismo clásico; y se dan las claves para la comprensión de la Ilustración Universalista española, una Aufklärung de matriz hispano-italiana, cristiana, humanística, científica e historiográfica, internacionalista, metodológicamente comparatista y, al menos en buena parte, transterrada y expulsa. Cierra la primera parte de la obra el capítulo titulado “La clasificación de las ciencias, la universalidad tematológica y la estética de la expresión”, en el que se analiza la opción clasificatoria universalista de las disciplinas científicas en comparación con la ilustrada francesa, la incorporación de la temática física, astronómica y naturalista junto a la gran tradición humanística y, finalmente, el revelador estudio del concepto de expresión, elaborado por Eximeno.

La siguiente parte del libro (“Textos de y sobre autores de la Escuela”), de carácter documental, presenta una serie de textos destinada a proporcionar una gama significativa de materiales críticos acerca de la Escuela y sus autores.

Clausuran el volumen unos aparatos bibliográficos esenciales destinados al estudio, sobre todo, de los tres referidos grandes autores.

La Escuela Universalista Española del siglo XVIII constituye no sólo una fundamentación teórica de su objeto sino una completa propedéutica para el estudio del mismo. Frente a la pervivencia del tópico de la inexistencia de un pensamiento ilustrado español, este libro de Aullón de Haro afianza la configuración de una gran tradición ilustrada española o, mejor dicho, hispánica, o incluso hispano-italiana; una Ilustración humanística e historicista, científica empirista y no política, alternativa sobre todo de la agasajada propuesta ilustrada enciclopedista.

:

*     *     *

Los comentarios están cerrados.

© 2011 Academia Editorial del Hispanismo | Todos los derechos reservados