Nápoles: la última época italiana de Juan Andrés

10/06/2017 | Crítica Bibliográphica

Nápoles: la última época italiana de Juan Andrés

:

María Rosario MARTÍ MARCO
Universidad de Alicante

Juan Andrés
Nápoles
Madrid, Casimiro, 2016, 89 pp.

Ed. de Pedro Aullón de Haro.
ISBN 978-84-15715-77-1

:

En torno al año 2017, con motivo del bicentenario de la muerte en Roma de Juan Andrés, el creador de la Historia universal y comparada de la Literatura, ha tenido lugar y continúa en curso una serie de actividades académicas y publicaciones de gran relieve para el estudio de la cultura moderna, acompañadas a su vez por la gran Exposición bibliográfica ‘Juan Andrés y la Escuela Universalista Española’. Si en el caso de La figura de la Tierra (Madrid, Casimiro, 2017) y de Furia. Disertación sobre una inscripción romana (Madrid, Instituto Juan Andrés, 2017) se trata de la edición de manuscritos de Juan Andrés originados en el último cuarto del siglo XVIII en la Academia de Mantua y hasta ahora inéditos, en el caso de Nápoles se trata de la publicación exenta y revisada de dos de las Cartas familiares del autor ya insertas en la edición crítica y completa de esa obra realizada en 2004 (Madrid, Verbum). Se trata, todo sea dicho desde un principio, de dos cartas muy bellas y conceptualmente eficaces en su cometido, asimismo hermosamente editadas. Ahora bien, no se trata sólo, con todo, de un bello tomito por sí mismo, según era de esperar por cualquiera que conozca los criterios del autor de la edición que aquí presentamos, para quien la Historia de las ideas y el pensamiento modernos está aún por escribir.

En Nápoles se nos ofrece en realidad la conmemoración del tercer gran momento intelectual de la estancia sin retorno de Juan Andrés en Italia. La vida del abate Andrés, jesuita expulso nacido en la Villa alicantina de Planes en 1740, tuvo tres grandes momento intelectuales que corresponden a estancias jalonadas por tránsitos procelosos. La primera estancia, en el Colegio jesuita de Ferrara tras los azares de la expulsión y el paso por Córcega, tuvo como principal fruto la creación de lo que ha sido llamado por Aullón de Haro el “primer programa epistemológico de la Escuela Universalista”, es decir, el Prospectus Philosophiae Universae, obra escrita o dirigida por Andrés. La segunda estancia o época biográfica de Andrés es la prolongada felizmente durante más de veinte años en el Palacio Bianchi de Mantua, en su función de preceptor o incluso más bien de intelectual invitado. Este periodo, que dio lugar a la redacción de las obras andresianas mayores, hubo de concluir con la impostergable huida al punto de la llegada de las tropas napoleónicas. La representación intelectual de esta época ha sido reconstruida en todos sus vínculos intelectuales y epistemológicos por Aullón de Haro y Davide Mombelli en el antes referido Furia, verdadero pequeño monumento dedicado a la ciencia literaria, una ciencia literaria muy inteligentemente entendida, en la que se funde el logos pleno como documento y pensamiento.

En fin, Nápoles representa el homenaje al tercer gran momento italiano de Juan Andrés, a su estancia última, no exenta de azares y dificultades, en la ciudad partenopea. Andrés desempeñó en su época napolitana, presentida en las cartas editadas, la función de Prefecto de la Biblioteca Real (luego Nacional), situada entonces en el magno edificio del hoy Museo Arqueológico y, actualmente, en el gran Palacio Real. Añadamos que es también Nápoles la ciudad de Vico y Croce, la ciudad más española de Italia.

La época napolitana de Andrés no alcanzó los veinte años, cercenada por la ceguera y la enfermedad final que le condujo, acompañado por su discípulo Manera, al breve retiro y muerte en Roma. En enero de 2018, en coincidencia con la efeméride del fallecimiento, la Biblioteca Nacional de Nápoles, la Universidad de esta misma ciudad y el Instituto Juan Andrés de Comparatística y Globalización han diseñado el cierre del ‘Año Juan Andrés’ mediante un congreso acompañado de muestra bibliográfica en la referida Biblioteca Nacional de Nápoles.

:

*     *     *

Los comentarios están cerrados.